When I stay at home

Muchos pensarían que como no vas a la oficina, vives en la eterna vacación, pero no!



Y puede que unos días si te los tomes a la ligera y descanses, pero muchos otros no, y lo peor es que tienes tantas cosas que hacer que falta tiempo para poder hacerlas. Pero empecemos con un día común y corriente para muchas de mis amigas y para mí. De entrada, si tienes bebés, la levantada obvio que no es a las 9am, sino desde 5 o 6am. Si tienes hijos que ya van a la escuela, despiértate para estar con ellos temprano y desayunar juntos antes de irse a la escuela. Tendrás unos minutos de paz cuando sabes que ya se fueron y que tienes una mañana para hacer otras cosas. En eso te acuerdas que tienes a tu bebé en casa y que no eres libre del todo.


Si tienes suerte, tienes un par de horas para recuperar el sueño que perdiste en la madrigada dándole de comer a tu pequeño bebé


Cuando por fin ya estás inspirada haciendo eso que tanto planeaste, recuerdas que ibas a salir y que esa tu mejor oportunidad para hacerlo, cuando tus hijos están en la escuela o que puedes dejar a tu bebé un momento.

Si ya duerme toda la noche, entonces puedes aprovechas para hacer algo de ejercicio y poder bajar los 20 kg que subiste en el embarazo. Haces cualquier cosa y escuchas que tu bebé ya quiere comer. Das de comer y si tienes a alguien que te ayude puedes desayunar tranquila, sino, ya valiste. Sobre todo si es tu primer bebé, se te irá el tiempo como agua y acabarás desayunando o bañándote a las 12pm si bien te va. Si ya dominas y lograste desayunar y bañarte en la mañana, tendrás un ratito libre para hacer tus cosas antes que tu bebé quiera volver a comer. Cuando por fin ya estás inspirada haciendo eso que tanto planeaste, recuerdas que ibas a salir y que esa es tu mejor oportunidad para hacerlo, cuando tus hijos están en la escuela o que puedes dejar a tu bebé un momento. Vas y vienes de volada porque sabes que regresan tus fieras de la escuela y quieres estar con ellos para comer en familia. Si eres muy dedicada, a lo mejor también cocinaste algo especial para tu familia.

Regresan tus hijos de la escuela, comen, platican. Hacen tarea y en algunos casos, hay días de clases extras donde vas y vienes con ellos. Llegas a casa, se bañan, cenan. Los tratas de acostar, pero la rutina de dormirlos te puede tomar horas. Estás tan cansada que cuando les cuentas el cuento, la que se queda dormida eres tú en lugar de ellos. Si tuviste suerte, por alguna razón despertaste, sino, te sigues dormida hasta el día siguiente o hasta que sabes que tu bebé tiene que comer.



Parece que no hiciste nada en todo el día

Faltó comentar que en algunos 5 minutos que estuviste haciendo algo diferente, tus hijos sacaron todos los juguetes y jugaron por toda la casa. A lo mejor, tuviste suerte y pudiste recoger con ellos algo, pero te distraes por un momento y ya volvieron a sacar cosas nuevas. Obvio que si saliste con ellos a alguna clase o fiestecita, llegan agotados y dormidos y de nuevo está tu casa hecha vuelta de cabeza. Tratas de recoger pero no alcanzas del todo. Después de un largo día, también no falta que alguien te llama por teléfono o llega tu esposo y te preguntan, "pues qué tanto hiciste en el día?".